Txema Anguera

Txema Anguera
HACE UN MUNDO QUE TE ESCRIBO

 

 

Hace un mundo que te escribo,

porque reapareces cada vez que me haces falta.

Emerges, al deshacerse el hielo del último

gin-tonic de la noche,

en la honda copa de cristal destemplado.

Juego con tu recuerdo.

Lo remuevo, hasta formar un torbellino

al que me lanzo cual suicida, de cabeza.

Limón de sol, amarga quinina, alcohol que purifica.

Perfecta combinación, te bebo.

 

Paquita Dipego

Paquita Dipego
POR AMOR

 

 

Por amor he vencido yo a la muerte,

mudando la guadaña por la luna,

que mengua el desespero. ¡No! ninguna

agonía hará cambiar mi suerte.

 

Por amor al impulso de quererte,

he cortado mis venas una a una

con tijeras de pluma y la oportuna

destreza de su filo. Verte…verte

 

y atrapar el amor sin el lamento

del diario vivir. Por inquilina,

la alegría y su búsqueda en exceso

 

a través de la rosa y su argumento

en vértigo de pétalo y espina.

Que la vida, al final, consiste en eso.

José Iniesta

José Iniesta
AMOR EN EL BALCÓN                                       

 

 

De nuevo es el amor quien me sostiene.

Por él estoy despierto y me levanto

en medio de la noche,

descorro las cortinas,

y un ímpetu me empuja a salir fuera,

al silente balcón de los desvelos.

 

Soy savia que no finge su principio,

la tensión penetrando más adentro

su obstinada raíz entre las rocas

para ser en la rama del otoño

primavera y raudal de tanta vida,

la danza por el aire de las hojas,

el fruto suspendido en su sabor.

 

Flechado estoy sin tiempo y decidido.

Vigilo por amor, sin pensamiento,

los astros de la noche por más verte,

me apoyo en la baranda frente al mundo.

Y el mundo, no presiente mi alegría,

ignora las palabras

ardidas en el cántico

que anhelan balbucir en su vislumbre

tu nombre que se nombra en el silencio

con verdad y belleza.

 

De nuevo es el amor quien me sostiene.

Tan sólo por amor alcé esta casa,

dispuse la arboleda en el jardín,

dejé manar la fuente hasta la piedra

pulida de la sed y las derrotas.

Ingreso en el espacio enamorado.

Transito por la alcoba de mi dueño,

y es vida lo que vivo al acercarme

al presente perfecto de tu abrazo,

al dulce son seguro

desde tu aliento siempre.

José Antonio Olmedo

José Antonio Olmedo
LA NATURALEZA INVISIBLE             

 

 

A Gloria Frutos                                               

 

Proviene de los sueños del presente

el valor de la ciencia del futuro.

 

La Inspiración, semilla sempiterna,

umbela solución frente a la nada.

 

De no ser por nuestra insignificancia

veríamos panópticos los cielos.

 

Pensamos que hay mil rocas diferentes;

provienen de una unívoca pangea.

 

Por eso las distancias nos abruman

y nos vierten tratados engañosos.

 

La Muerte es invento de los temores,

una amenaza que jamás se cumple.

 

Radica en las moléculas de vida

un imperioso afán superviviente.

 

El Amor es la enzima que produce

el perpetuo atavismo de las almas.

 

Amor es el propósito del Tiempo

que a veces se flagela por su ausencia.

 

La Música es silencio sin amor

olvido que se cierne carne adentro.

 

Por el amor del Sol hacia la tierra

crece la flor, amada por el agua.

 

Isabel S. Hidalgo

Isabel S. Hidalgo
HABITACIÓN   509

 

 

No soy buena haciendo camas

-dijiste-.

Los ojos entornados, el pelo revuelto

y las manos temblorosas queriendo

abarcar espacios imposibles.

La madrugada extendía sombras por el suelo;

cerramos la puerta y los números de la habitación

rodaron por el pasillo desmayados,

salpicando las paredes alargadas

color marfil, marrón o ni me acuerdo.

Antes, en el jardín y a  escondidas,

el ritmo de canciones pasadas de moda,

atrapaba miradas furtivas,

las manos jugaban a encontrarse

y se estremecían los cuerpos.

No soy buena haciendo camas…

Rodó el deseo entre las mantas apremiantes,

urgencia de caricias y los besos

impregnaron la almohada de saliva insolente.

Mi cuerpo huele a ti, mis labios a tu sexo.

La mañana se estremece y salgo de puntillas.

Entro de nuevo en el ascensor donde te besé

por primera vez, casi con arrogancia,

y miro una vez más la puerta cerrada,

sabiéndote entre el desconcierto del amor,

sábanas rotas y gemidos desatados.

 

Tu mirada perdida en el techo, queriendo atrapar

el instante mismo de la entrega.

Miro la habitación 509, una última vez,

y ya sueño con tus ojos  posados de nuevo

en mis pupilas.

Inma Noguera

Inma Noguera
MEMORIA SELECTIVA

 

 

Era verano, había regado las plantas,

tomábamos una cerveza en el jardín,

los jazmines nos tocaban el pelo.

Me tomó los pies y los acercó

poco a poco a su boca.

El gato, con su lengua de lija, relamía el polvo

que un cacahuete había regalado a mi camiseta.

Los gorriones reunidos en el ficus,

lentamente felices.

Su saliva me iba dibujando flores,

ternura impúdica de tierra húmeda.

Y por más que lo intento,

no logro recordar la conversación.

Antonio Soto

Antonio Soto
Y YO TE AMO

 

 

Hay guerras  en el mundo,

y yo te amo.

Hay alguien que se divierte con

la muerte,

alguien sin metafísica,

y yo te amo.

Hay nubes negras en el cielo,

hay niñas que gritan en los lavabos,

hay borrachos que cantan,

y yo te amo.

Hay pueblos perdidos entre montañas,

hay bombas bajo el suelo,

hay hombres que mueren bajo el sol,

hay cementerios blancos,

y yo te amo.

Alberto Fernández Salmerón

Alberto Fdez. Salmerón
YA NO TE PIDO AMOR

 

 

En el oleaje de tus caderas navega el origen de todos los océanos. El aullido efímero de un loco, que transcribe en cada metáfora la simbología de la piedra y la luna solidificada en cada respiración.

Solicito audiencia ante el deseo, recurro a la transición del gas que emanan las chimeneas encendidas, hebra de luz desprendiendo sus pretensiones en cada blanco pétalo, para hacerse más cómplice, más nuestro.

La estaca ya ha sido afilada. El ave fénix redimido, la flor desmembrada por el húmedo invierno que se acicala para evaporar la lluvia.

Ya no te pido amor, esa, es ahora mi verdad. A cada segundo esa verdad se convierte en media verdad, y luego degenera y yace en el asilo de la mentira, regida por el absoluto.

En el amor las conclusiones son las que te enamoran, luego sus porqués. Mañana será otro día, de eso no cabe duda o sí.