Sara Búho: “Wspomnienia z przyszłości”

Sara Búho (CC BY – Secretaría de Cultura de la Ciudad de México – Flickr)

Wiersz przetłumaczony przez Joanna Striker (Uniwersytet Łódzki) i czytany przez Bea Lenc-Studniarska

Wspomnienia z przyszłości 

 

Poranki nie zawsze są słuszne. 

 

Chmury podtrzymują mój ciężar,  

powietrze przeszywa mnie, jak gdybym była bezcielesna, 

a wspomnienie tego kim byłam, wciąż na mnie ciąży. 

 

Świta i jestem przebudzona; 

nie znajduję sposobu na odnalezienie się 

w śladach, które zostawił ktoś inny 

w mojej własnej pewności siebie i w moich krokach. 

 

To nie ja, lecz kiedyś byłam sobą. 

 

Zmierzcha i kroki teraźniejszości 

zmieniają, 

niszczą, 

i tworzą minutę, która właśnie mi upłynęła. 

 

Trwam w tej sekundzie, 

żeby przypomnieć sobie, że beze mnie nie ma przyszłości. 

 

Zapada zmrok i zostają tylko ślady, 

zawsze pełne, 

zawsze puste, 

niefortunnych prób egzystencji 

wyczekując uważnie mojego powrotu. 

 

Poranki nie zawsze są słuszne. 

 

 

RECUERDOS DEL FUTURO  

 

Las mañanas no siempre son justas.  

 

Las nubes soportan mi peso,   

el aire me atraviesa como si no tuviera cuerpo,  

y el recuerdo de quien fui se clava a su pesar. 

 

Amanece y soy consciente;  

no hallo el modo de reconocerme  

en las huellas que dejó otra persona  

con mi mismo aplomo y mis pies.  

 

No soy yo, pero un día lo fui.  

 

Atardece y el pisar del presente  

modifica,  

destruye  

y construye el minuto que acabo de agotar.  

 

Consumo lentamente este segundo  

Para recordarme que sin mí no hay futuro.  

 

Anochece y sólo quedan las huellas,  

siempre llenas,  

siempre vacías, 

de atropellados intentos de existencia  

aguardando atentamente mi regreso.  

 

Las mañanas no siempre son justas.  

 

Manuel Astur: “The jokers”

 

Manuel Astur por Rafael Trapiello

 

Translated by Harvey Moon (UCL-University College London) and read by Julia Behan (University of Leeds)

 

Jokers 

 

My mother told me that, in her childhood, 

some men who were splitting wood 

picked a white hen that roamed near; 

they placed it upon a stump and, 

with a single axe swing, severed its head. 

Afterwards, they left the body to walk 

for a few metres until it dropped dead. 

All laughed in return. 

 

Night fell. It smelt of resin and damp earth. 

Swallows came. The sky 

rusted like a peeled apple. 

The ringing of the small church’s bell 

wandered through the valley like a cow returning to the stall. 

Eternity bathed its tired feet in the stream. 

 

Where did you go, laughing men? 

Brazen jokers. 

Are you now the beheaded hen? 

Or perhaps we are born headless 

and those steps, 

those blind steps, might they be life itself? 

 

Leído por el autor

 

Los bromistas 

 

Mi madre me contó que, siendo niña, 

unos hombres que partían leña 

cogieron una gallina blanca que pasaba por allí, 

la pusieron sobre un tocón y 

de un hachazo le cortaron la cabeza. 

Después, dejaron que el cuerpo siguiera andando 

hasta que, al cabo de unos metros, cayó muerta. 

Todos se reían. 

 

Atardecía. Olía a resina y a tierra húmeda. 

Había golondrinas. El cielo 

se oxidaba como una manzana pelada. 

El repicar de la campana de la pequeña iglesia 

caminaba por el valle como una vaca que regresa a la cuadra. 

La eternidad se lavaba los pies cansados en el arroyo. 

 

Dónde fuisteis, hombres que reíais, 

tremendos bromistas. 

¿Sois ahora la gallina decapitada? 

¿O nacemos sin cabeza 

y esos pasos, 

esos pasos ciegos son la vida? 

 

Isabel González Gil: “Wrócić”

 

 

Wiersz przetłumaczony przez Malwinę Wakułę (Uniwersytet Łódzki) i czytany przez Joannę Sapetę

 

Wrócić

 

Wrócić

pozbierać wszystkie fragmenty

poprzedniego obrazu

dłonią

ślepą

głuchą

oniemiałą

pęknięte lustro

które wyostrzył czas

stworzyć historię w którą się wpasują

zwrócić pożyczone właścicielom

wszystkie kawałki wydają się zbędne lub zgubione

 

 

Leído por Antonio Martínez Arboleda

volver

 

Volver

recoger los fragmentos

de una imagen previa

con mano

ciega

sorda

enmudecida

espejo roto

que el tiempo ha afilado

inventar una historia donde encajen

devolver las prestadas a sus dueños

todas parecen piezas sobrantes o faltantes

 

Fotografía de José Amador Martín (Crear en Salamanca)

Gustavo Osorio: “II”

 

 

Poesia tradotta da Alice Carsetti (Università degli Studi di Macerata) e letta de Francesca Di Presa

 

II

 

Ma Ulisse tornò

E Penelope paziente tesseva in sua assenza

E nel vederlo tendere l’arco

Le restituì ciò che mai aveva perduto

E gioiva del regno riconquistato

E i campi di Itaca si ricoprirono di fiori

E la storia del suo viaggio attraversò il tempo e lo spazio.

 

Ma quella è la storia di un cieco.

 

E al mio ritorno

Josefina hai paziente tramato la tua vendetta

Che si tende intorno al mio collo

E la mia sconfitta hai seminato nei campi

Per ornare

La tomba del mio oblio.

 

 

 

II

 

Pero Ulises volvió

Y Penélope paciente tejió en su ausencia

Y al verlo tensar el arco

Le devolvió aquello que nunca había perdido

Y gozó su reino recuperado

Y los campos de Ítaca se cubrieron de flores

Y la historia de su viaje atravesó el tiempo y el espacio.

 

Pero aquella es la historia de un ciego.

 

Y a mi vuelta

Josefina has paciente entramado tu venganza

Que se tensa alrededor de mi cuello

Y mi derrota has sembrado en los campos

Para adornar

La tumba de mi olvido.

 

Fotografía: Revista Electrónica de Literatura Altazor

Armando López Castro: “L’usignolo”

 

 

 

 

Poesia tradotta e letta da Fabiola Fioretti (Università degli Studi di Trento)

 

l’usignolo

 

Ascolto di notte il tuo canto fresco

e profumato, melodia che scorre

più intensa fra un silenzio e l’altro

e che s’impara soltanto sognando.

Confida in tutto ciò che provi,

anche se solo tu lo provi.

 

Non vergognarti di passare in posti

indegni che non ti meritano.

Continua come allora, solitario,

lottando con le prime luci dell’alba,

e con la tua presenza fedele, misteriosa

non farti imprigionare da nessuno.

 

Dolce quiete avrei, verde

serenità, se vicino al fiume

ascoltassi intonare il tuo lamento, veloce

pellegrino, dal piumaggio rinvigorito.

Devo imparare a sopportare la tua assenza,

cinguettio leggero di un cuore impetuoso.

 

E per non farti del male, nascondono le spine

i propri artigli affilati,

spezzano il tuo fiato e di dolore lo cingono,

di pienezza, tremano adorni e di rugiada

per ascoltare dell’imbrunire il tuo canto.

 

Cosa vorrà dirci dopo tanti anni, il tuo canto

fugace, ma eterno,

la tua voce così delicata nei venti d’inverno?

 

 

Leído por Marisol Munuera

el ruiseñor

 

Escucho de noche tu canto fresco

y perfumado, melodía que fluye

más viva en la respiración del silencio

y que solo se aprende soñando.

Ten confianza en todo lo que sientas

aun cuando seas el único en sentirlo.

 

No te avergüences de pasar por lugares

indignos que no están hechos para ti.

Sigue igual que entonces, solitario,

luchando con la luz al rayar el alba,

y con tu presencia fiel, indescifrable,

no dejes que nadie se apodere de ti.

 

Dulce sosiego tendría, verde

serenidad, si junto al río estuviera

oyendo entonar la pena, veloz

peregrino, con renovado plumaje.

He de aprender a soportar tu ausencia,

reclamo ligero de ardiente corazón.

 

Y por no hacerte daño esconden

los espinos sus afiladas garras,

quiebran tu aliento y de dolor lo ciñen,

de plenitud, tiemblan cubiertos de rocío,

para escuchar tu canción de atardecer.

 

¿Qué nos quiere decir después de tantos

años tu canto fugaz, pero eterno,

tu voz tan delicada en los vientos de invierno?

 

(De sueño en sueño, Everest, Madrid, 2015)

Fotografía de Carlos Vicente Rubio (iLeón)

José Luis Gómez Toré: “Elettra”

 

 

 

 

Poesia tradotta e letta da Fabio Perinelli (Università degli Studi di Trento)

 

ELeTTra

 

Non c’è ammenda possibile.

Essere orfani ci appartiene

e già lo furono i nostri padri.

Non si ripete il crimine,

sì la ferita,

sì la mano a mezz’aria

ancora e ancora.

 

La vendetta

dura più degli dei

 

e il sangue

lo beve solo la polvere.

 

 

 

Poema leído por el autor

Electra

 

No hay reparación.

Esta orfandad es nuestra

y ya la conocieron nuestros padres.

No se repite el crimen,

sí la herida,

sí la mano detenida en el aire

una vez y otra vez.

 

La venganza

dura más que los dioses

 

y la sangre

solo la bebe el polvo.

 

(Hotel Europa, Ediciones de la Isla de Siltolá, Sevilla, 2017)

Adalberto García López: “Genealogia”

 

 

 

Poesia tradotta da Erika Romano (Università degli Studi di Macerata) e letta da Francesca Di Presa

 

GENEALOGIA

 

There you are, in all your innocence

TED HUGHES

 

Questo è guardare una fotografia

di oltre vent’anni fa.

 

Venti anni come una nave

attraversando venti mari.

 

Non è la storia di una fotografia,

è a stento il mio ricordo.

 

La linea fugace nel cielo

traccia ciò che posso ricostruire.

 

Un susseguirsi di tenebre

che tessono la loro canzone a fatica,

 

una parete quasi bianca

dove soltanto l’ombra riposa.

 

Di quanto poco ci accontentavamo

ed eravamo felici.

 

 

GENEALOGÍA

 

There you are, in all your innocence

TED HUGHES

 

Esto es mirar una fotografía

de hace más de veinte años.

 

Veinte años como un barco

atravesando veinte mares.

 

No es la historia de una fotografía,

es apenas mi recuerdo.

 

La fugaz línea en el cielo

raya lo que puedo reconstruir.

 

Una sucesión de oscuridades

que tejen su canción a duras penas,

 

una pared casi blanca

donde solamente la sombra reposa.

 

Con qué poco nos conformábamos

y éramos felices.

 

Leído por Antonio Martínez Arboleda

Isabel González Gil: “Io ti dico”

 

 

 

Poesia tradotta da Federica Zenobi (Università degli Studi di Macerata) e letta  da Francesca De Presa

 

 

Io ti dico che prima della creazione 

della terra e dei cieli

c’era solo acqua

c’era solo acqua prima di Dio

 

una fossa nella grande palpebra

Tu mi dici di no

 

che al principio c’era la parola

che ci ha fatto tutti a pezzi 

che i canti immortali dell’oceano

 

sono fantasmi che portano in mare aperto 

i pescatori

che l’acqua è lo specchio

delle sfere celesti che orbitano

dall’amore al verbo 

 

Io taccio e mi nascondo per abitudine

l’amo dorato che mi solca il petto

dal giorno in cui entrai nell’oceano

desiderando quella parola per prima

 

 

 

 

Yo te digo que antes de la creación

de la tierra y de los cielos

solo había agua

que hubo agua antes del Dios

 

una sima en el gran párpado 

Tú me dices que no

 

que en el principio era la palabra

de la que todos fuimos añicos 

que los cantos inmortales de Océano

son fantasmas que traen de alta mar 

los pescadores

que el agua es el espejo

de las esferas celestes que orbitan

de amor al verbo

 

Yo me callo y escondo por rutina

el anzuelo dorado que me surca el pecho

desde el día en que entré en el Océano

deseando aquella palabra primera

 

Leído por Antonio Martínez Arboleda

Fotografía de José Amador Martín (Crear en Salamanca)

Isabel González Gil: “Arriviamo in ritardo”

 

 

 

Poesia tradotta da Federica Zenobi (Università degli Studi di Macerata) e letta da Francesca Di Presa

 

Arriviamo in ritardo. Avevano già venduto l’alba, la cattedrale, i cortili.

Tracciavano strade nuove, alzavano molti mattoni, vicoli ciechi su un centro commerciale e scheletri di alberi.

Arrivavamo dopo. Vivremmo lì, in una gabbia d’aria.

Vivremmo in malandate periferie che dividono l’autostrada, in quartieri malandati, in angoli disegnati senza richiesta.

Mandarono le scavatrici, appagate dal valore urbano. Bisognava scendere – salire – scendere, superare l’impossibile arteria.

Arrampicarsi sui cavalcavia o dormire durante l’ora di lavoro.

Dormire la vita di altri. Immergere l’ira della notte scarsa. Arrivavamo dopo.

Non rimanevano liane, né pomeriggi per gli ultimi arrivati. Ci eravamo venduti per un falso bagliore. Non c’era eredità.

Ingoiavamo spade a forma di ostia. Ingoiavamo visi, ognuno nubile, più etereo. Scherzavamo sull’essere contorti.

Arrivavamo in ritardo.

 

 

 

 

Llegamos tarde. Ya habían vendido la aurora, la catedral, los patios.

Trazaban avenidas nuevas, levantaban moles de ladrillo, callejones sin salida a un centro comercial y esqueletos de árboles.

Llegábamos después. Viviríamos allí, en una de las jaulas de aire. 

Viviríamos en desvencijados arrabales que seccionan autopistas, en aceras resecas, en esquinas dibujadas sin grito.

Mandaron sus excavadoras, la vanguardia ahíta de valor urbano. Había que bajar–subir–bajar atravesar la imposible arteria.

Trepar por desniveles o dormir la hora maquinal.

Dormir vida de otros. Sumergir la ira de escasa noche. Llegábamos después.

No quedaban enredaderas ni tardes para los recién venidos. Nos habían vendido por un falso brillo. No había heredad. 

Tragábamos espadas con forma de oblea. Engullíamos rostros, a cada cual más núbil, más etéreo. Bromeábamos con el ser desencajado. 

Llegábamos tarde.

 

Leído por Antonio Martínez Arboleda

Fotografía de José Amador Martín (Crear en Salamanca)

Isabel González Gil: “Tornare”

 

 

Poesia tradotta da Federica Zenobi (Università degli Studi di Macerata) e letta da Francesca Di Presa

 

Tornare

raccogliere i frammenti

di un’immagine precedente

con mano

cieca

sorda

ammutolita

specchio rotto

che il tempo ha affilato

inventare una storia in cui combacino

restituire i prestiti ai loro padroni

tutti sembrano pezzi superflui o mancanti

 

 

 

 

Volver 

recoger los fragmentos 

de una imagen previa

con mano

ciega

sorda

enmudecida

espejo roto 

que el tiempo ha afilado

inventar una historia donde encajen 

devolver las prestadas a sus dueños

todas parecen piezas sobrantes o faltantes

 

Leído por Antonio Martínez Arboleda

Fotografía de José Amador Martín (Crear en Salamanca)