Isabel González Gil: “Ja ci mówię”

 

 

Wiersz przetłumaczony przez Malwinę Wakułę (Uniwersytet Łódzki) i czytany przez Joannę Sapetę

Ja ci mówię

 

Ja ci mówię że przed stworzeniem

ziemi i nieba

była tylko woda

że woda była przed Bogiem

 

przepaść na wielkiej powiece

Ty mi mówisz że nie

 

że na początku było słowo

którego okruchami wszyscy byliśmy

że nieśmiertelne pieśni Oceanu

są duchami które przynoszą zza morza

rybacy

że woda jest zwierciadłem

sfer niebieskich które krążą

z miłości do słowa

 

Ja cichnę i odruchowo ukrywam

złoty haczyk który orze mi pierś

od dnia gdy weszłam do Oceanu

pragnąc tamtego pierwszego słowa

 

 

Leído por Antonio Martínez Arboleda

yo te digo

 

Yo te digo que antes de la creación

de la tierra y de los cielos

solo había agua

que hubo agua antes del Dios

 

una sima en el gran párpado

Tú me dices que no

 

que en el principio era la palabra

de la que todos fuimos añicos

que los cantos inmortales de Océano

son fantasmas que traen de alta mar

los pescadores

que el agua es el espejo

de las esferas celestes que orbitan

de amor al verbo

 

Yo me callo y escondo por rutina

el anzuelo dorado que me surca el pecho

desde el día en que entré en el Océano

deseando aquella palabra primera

 

Fotografía de José Amador Martín (Crear en Salamanca)

Luis Alberto de Cuenca: “Haikus de Cuaderno de vacaciones”

 


 

 

Traduzidos por Artur Patrício, Carlos Castilho Pais e Fátima Pinto Camilo (Universidade Aberta de Lisboa). Lidos por Paulo Pepe (University of Leeds)

haikus de cuaderno de vacaciones

 

Estás tão perto 

que apaguei o teu rasto 

com o meu silêncio. 

 

* 

 

O sol esconde-se 

E digo adeus 

Aos amigos. 

 

*

 

Sob as tuas asas 

há um bosque profundo 

que desconheces. 

 

*

 

Não se vê ninguém. 

Na montanha vazia 

Não se vê ninguém. 

 

*

 

Que fará essa nuvem? 

Passar? Derramar chuva 

sobre a minha fogueira? 

 

 

Leídos por Blanca Palomero

haikus de cuaderno de vacaciones

 

Estás tan cerca 

que he borrado tus huellas 

con mi silencio. 

 

*

 

El sol se oculta 

y yo les digo adiós 

a los amigos. 

 

*

 

Bajo tus alas 

hay un bosque profundo 

que no conoces. 

 

*

 

No se ve a nadie. 

En el monte vacío 

no se ve a nadie. 

 

*

 

Qué hará esa nube. 

¿Pasar? ¿Derramar lluvia 

sobre mi hoguera? 

 

Luis Alberto de Cuenca, Haikus completos, Los Libros del Mississippi, Madrid, 2019, pp. 89-93

Fotografía de José del Rio Mons CC-BY (Wikipedia)

 

 

 

Foto de José del Rio Mons CC-BY (Wikipedia)

Andrea Rivas: “Delirium Nocturnum”

 

 

 

Poesia tradotta da Grazia Cortellino (Università degli Studi di Macerata)

 

delirium nocturnum

 

I

Agli ordini di Mrs. Dalloway 

esci a comprare fiori per riempire 

il boccale di birra che hai bevuto con lui. 

Fiori del suo colore 

fiori secchi per decorare il non stare 

il non essere con nessuno 

Però i fiorai della città  

non conoscono il colore  

Del fuoco rotto. 

Nessuno ha potuto dipingerli, 

– anche se la regina ha  di far rotolare le teste  – 

da nessuna parte è stato trovato un pigmento che potesse imitare 

Il  tenue ruggito di questa voce 

 

II

Si sfila la notte 

La bottiglia dall’alto dello scaffale 

Sputa tue parole. 

Leggo la tua paura. 

La tua debolezza mi crea un posto 

per coprirmi dalle ombre: 

ciò che è fragile che ormai non nascondi  

che ci apre uno spazio 

dove sostenere lo sguardo. 

 

III 

Siamo il vuoto che è rimasto dentro 

la polvere che si accumula nel fondo 

È la tua ombra imbevuta nella mia paura 

Dando spessore 

A ciò che è invisibile. 

 

 

 

delirium nocturnum

 

I 

A la orden de Mrs. Dalloway 

sales a comprar flores para llenar 

el casco de cerveza que bebiste con él 

Flores de su color

flores secas para adornar el no estar 

Pero las florerías de la ciudad 

no conocen el color 

del fuego roto. 

Nadie pudo pintarlas  

 – y aunque la reina exigió que rodaran cabeza- 

En ningún lugar se halló un pigmento que imitara  

El rugido tenue de esa voz 

 

 II 

Se desfunda la noche 

la botella desde lo alto del librero

escupe palabras tuyas. 

Leo tu miedo. 

Tu debilidad me hace un sitio 

para cubrirme de las sombras: 

es lo frágil que ya no escondes

que nos abre un lugar

donde sostenemos la mirada. 

 

III

somos el vacío que ha quedado dentro

el polvo que se acumula en el fondo

es tu sombra impregnada en mi miedo

dándole espesor

a lo invisible. 

 

Fotografía: Leviatán, Periódico cultural con un toque político.

Federico Gallego Ripoll: “Linguaggio”

 

 

 

 

Poesia tradotta e letta da Benedetta Noella Foradori  (Università degli Studi di Trento)

 

Linguaggio

 

Si può parlare con gli oggetti che si toccano;

possono gli oggetti essere un buon linguaggio:

 

dire mela,

non dire denaro;

 

dire penna, lenzuolo di raso, zaino, ventaglio;

dire libro, bicchiere pieno d’acqua, grappolo d’uva,

piccola statuetta di gesso;

 

tutto quello di cui è fatta la vita

e ci sta in una valigia non molto grande.

 

Incertezza è la nostra lingua

e proviene da tutti i principi;

eccoci qua, sapendoci ben detti:

ci scandisce senza equivoci.

 

 

 

Poema leído por el autor

 

lenguaje

 

Se puede hablar con los objetos que se toman;

pueden los objetos ser un buen lenguaje:

 

decir manzana,

no decir dinero;

 

decir bolígrafo, sábana de raso, mochila, abanico;

decir libro, vaso lleno de agua, racimo de uvas,

pequeña figurilla de escayola;

 

todo aquello de cuanto está hecha la vida

y cabe en una maleta no muy grande.

 

Incertidumbre es nuestro idioma

y procede de todos los orígenes;

ahí estamos, sabiéndonos bien dichos:

nos deletrea sin equivocarse.

 

(Quien dice sombra, Fundación Jorge Guillén, Diputación de Valladolid, 2017 -Premio Villa del Libro 2015)

José Luis Gómez Toré: “Oreste o Dell’insonnia”

 

 

 

 

Poesia tradotta e letta da Alina Postal (Università degli Studi di Trento)

 

Oreste o dell’insonnia

 

Latrano i cani finché dura la notte,

latrano oscuri negli androni,

senza pietà latrano nella desolazione

tra blocchi di cemento e scavatrici,

tra rovine future d’un centro commerciale.

 

Vegliano,

senza tregua s’incalzano

da una piazza all’altra,

di città in città

attraverso i secoli.

 

Latrano questa notte i cani.

Lasciano in ogni bocca sapore di metallo.

Chi chiamano?

Chi sogna il risveglio?

 

 

Poema leído por el autor

 

Orestes o el insomnio

 

Ladran los perros hasta la madrugada

ladran de noche en los portales,

sin piedad ladran en el descampado,

entre bloques de hormigón y excavadoras,

en las ruinas futuras del centro comercial.

 

Velan,

se responden sin pausa

de una plaza a otra plaza,

de ciudad en ciudad,

a través de los siglos.

 

Ladran esta noche los perros.

Dejan un sabor a metal en cada boca.

A quién llaman.

¿Quién sueña el despertar?

 

(Hotel Europa, Ediciones de la Isla de Siltolá, Sevilla, 2017)

Omar García Obregón: “In Winter”

 

 

 

Translated by Parvati Nair (Queen Mary University of London)

 

IN WINTER we lost the swallows

That fearless left their nests,

In their wisdom they knew of certain death

If they did not depart to discover the world.

 

 

 

EN INVIERNO perdimos golondrinas

que abandonaban sin temor el nido,

sabias conocían muerte certera

de no salir a descubrir el mundo.

 

De Fronteras: ¿el azar infinito? [Borders: An Infinite Game of Dice?] (Leiden: Bokeh, octubre 2018)

 

Rosa María Vilarroig

Rosa María Vilarroig
TRISTEZA

 

 

Habita en la cúpula amarilla del otoño

un sollozo de sándalo, un abrazo, un pétalo

de sangre interminable

cuando la esfera del ánimo se comprime

en verso y haz de sensación trabada,

cuando la luna cierne su vestigio

sobre la herida – cálido adalid de cumbre

grande− y preside incólume la revolución

y la muerte de sí misma.

Erguida daga sombría sobre  vertiente

opuesta. Pira absorbida del lagar excelso.

Su expresión demudada

rechaza cualquier edulcorante de consuelo

exhumado de tintórea oscuridad.

Rafael Mesado

Rafael Mesado
MORFINA

 

 

A mi padre

… Y yo me iré. Y se quedarán los pájaros cantando

JUAN RAMÓN JIMÉNEZ

 

Sábana herida de luz usada

que gotea invisible y salina

y empuja hacia el aquí más próximo

Aroma a sangre sin ventana

que se pliega hacia atrás con suavidad

felina  El tiempo prisionero del reloj

no es espiral continua

El tiempo no conoce junturas

viaja hacia afuera   es ola de mar

 

Tiempo liminar cuando la morfina

es mañana   Tiempo que abre las puertas

de par en par   risueño e indiviso

instante de estrella sin amenaza

El tiempo es llegar otra vez

cuando la claridad se asoma al alfeizar

con los párpados cerrados   sin avisar

serenos de atardecer   Somnolencia del día

que comienza a navegar

 

Es litoral en los ojos que se nublan

por el resplandor del aire

que estalla tranquilo bajo la piel

Arena de otra aguja que testifica las quejas

no habitadas   Playa que respira

del otro lado que no es   Aquí y solo aquí

sin más  infinito en el abrazo de las horas

de morfina   Así  tan de menos

 

La morfina es un tigre que sueña

con sábanas de cristal y labios

de madrugada   El tiempo agazapado

no es tiempo que existe   no es transcurso

vegetal  ni rasante de ave migratoria

más allá del mar…   Morfina

abrigo abrazo beso   caricia

sin hospital de un mediodía solar

 

Oleaje sin final

Pedro Casamayor

Pedro Casamayor
ELEGÍA ANTICIPADA

 

 

Entra en la cuenta atrás

o arriésgate a perderte.

 

10, el tiempo lastima

como una trampa a punto de saltar.

9, la indiferencia puede ser un refugio

dispuesto a no soltarte.

8, la soledad

simulará hacerte compañía.

7, es mejor llegar a la verdad

de golpe, equivocándose.

6, no intentes seguir al dios creador,

desea que lo olvides.

5, se acerca el fin con cuentagotas

anticípate al cese en el gotero.

4, cuando abandones el paisaje

sentirás un vacío en la palabra.

3, solo hay una máxima:

no intentes retocar tu imperfección.

2, se acerca el inicio

de ese minuto cruel que llaman muerte.

1, abraza este aire de partida,

mesa la barba y deja crecer tu pelo negro.

0, empieza la música

como una hipocondríaca invitada de honor.

Sospecho que Satán es su aliado.

 

Pascual Casañ

Pascual Castañ
LA RAÍZ DE LO QUE NO NOS QUEDA

 

 

Ese tiempo que no es el que nos queda,

ese hueco que pese a todo nos custodia,

esa precaria línea

que fracciona la vida en dos mitades,

nos exige vivir lo que transcurre,

me advertías.

 

Vivir. Sin deserción. Y una cierta lujuria.

 

Porque tal vez el mundo se disperse.

Y vuelva a excomulgar

sin que nos guarde un sitio.

 

Vivir lo que va estando,

hacia fuera,

como la luz que echa raíces

en una huella sin memoria.